Proyectos de Agua de la Santa Union

Waterfall Projects
La disponibilidad de energía segura y agua limpia son componentes esenciales para el desarrollo de la humanidad en el mundo.  Existe una innegable necesidad de agua potable en todo el mundo en desarrollo.  Cada año hay más de un millón de muertes relacionadas con el agua contaminada, el saneamiento y la higiene.  Muchas áreas no tienen acceso a agua limpia para beber y lavarse, electricidad, buenas carreteras, o clínicas de salud. Las Hermanas de la Santa Unión han emprendido tres proyectos en el último año que tienen como objetivo proporcionar agua potable a las escuelas, centros de salud, y las familias y los pobladores en el área.

Proyectos de Agua

Centro de Salud de Santa Mónica, Baba, Camerún

Waterfall Project

 
Centro de Salud de Santa Mónica, Baba, Camerún 

Las Hermanas de la Santa Unión abrieron el Centro de Salud de Santa Mónica en Baba, Provincia del Noroeste, Camerún en 1970.  Con los años ha pasado de ser una pequeña clínica en un centro de atención de la salud al cuidado de cerca de 800 pacientes mensuales.  Pre-Noviciado para la Región de Camerún también se encuentra en la propiedad.

Aunque ha habido en crecimiento, tanto para el Centro de Salud y el Pre-Noviciado, los métodos de recolección de las aguas permanecieron poco seguros y el agua era potable.  El agua se recogía en un tanque de almacenamiento.  Manantiales en las montañas de los alrededores proporcionan agua también.  Aunque se ha instalado un sistema de tuberías, el Centro de Salud y las residencias estaban sin agua la mayoría del tiempo .

En el Centro de Atención de la Salud, el personal no sabía seguir los simples procedimientos de la limpieza e higiene, tales como lavarse las manos después de tratar a un paciente. 

Con la ayuda de una subvención de $10,000 (€7,245) del Fondo de Conrad  N. Hilton para las hermanas, se instalaron las cuencas necesarias y tuberías y otros equipos están en su lugar para garantizar un suministro de agua seguro. Las Hermanas de la Santa Unión de Camerún proveyeron el balance de los fondos necesarios para el proyecto.

La higiene del Centro mejoro ya que hay agua disponible para el lavado frecuente de manos y para lavar la ropa.  Las pre-novicias ya no tienen que ir a buscar agua y llevarla al edificio pre-noviciado.  Cuando se filtra el agua también es buena para beber.

Las Hermanas también han hecho posible que el agua limpia esté disponible para los pacientes, sus familias, y la gente de los pueblos cercanos desde la primavera de 2013.

Nancy Stiles
SUSC/Autora de la Subvención de la Santa Unión

St. Michel de L’Attalaye, Haiti







 
St. Michel de L’Attalaye, Haiti

Las Hermanas que ministran  en la Ecole de Congregationale Religiouse en St. Michel primero se dieron cuenta de la necesidad de agua potable durante la epidemia de cólera que siguió al terremoto de 2010. La epidemia se desató en la zona montañosa donde se encuentra la escuela.  Muchas vidas se perdieron, y muchos niños quedaron huérfanos.  La gente de la zona utiliza los ríos para lavar la ropa y regar su ganado.  Una vez contaminado con el virus del cólera se convirtieron en la fuente de la dolencia y de la enfermedad.

Hermana Elizabeth Kunsah, una hermana de la Santa Unión y oriunda de Camerún, África Central, compartió el problema de no disponer de agua potable con las Hermanas de la Santa Unión ministrando en Port-au-Prince.  Al mismo tiempo, los niños y los cocineros de la escuela estaban sacando agua de un pozo situado en el recinto de la escuela.  El agua no era potable.  En la escuela, el agua tenía que ser hervida, incluso antes de usarla para cocinar la comida diaria de arroz y frijoles servidos a los estudiantes.  Las hermanas estaban comprando agua embotellada, y muchos aldeanos utilizaban pequeñas bolsas de plásticos con agua.  Esto también crea un problema de “los residuos de plástico” sobre todo en el pueblo.

Las hermanas se reunieron con un técnico de Alemania, que se dedica a la filtración de agua y la instalación de bombas.  A través de una subvención del Misean Cara, una fundación con sede en Dublín, Irlanda, los fondos se obtuvieron para un nuevo sistema de agua en St. Michel.   Para este proyecto Misean Cara dio €10,773 ($14,740).  El trabajo voluntario fue valorado en €2,000 ($2,735).  Otras donaciones fueron de fuentes locales y de Haití Presencia, una organización en Francia.  

Después de algunos problemas con la aduana de Haití en el puerto de entrada, el trabajo se completó en St. Michel y hoy hay un buen sistema que produce alrededor de 900 galones de agua potable al día. Desde septiembre de 2013, hay agua potable disponible para beber y cocinar  no solo para los niños de la escuela y del personal, sino también para los pobladores que son bienvenidos a sacar agua del nuevo sistema.
 
Nancy Stiles SUSC

Escuela Católica de Enseñanza Media, Santa María, Ndop, Camerún

Waterfall Project



 
Escuela Católica de Enseñanza Media, Santa María, Ndop, Camerún

Santa María es la única escuela secundaria católica en la Planicie de Ndop.  Está abierta a niños y niñas de todos los orígenes y religiones.  Cuenta con varios dormitorios y ofrece pensión a los dos géneros.

El suministro deficiente y errático de agua había sido un problema para la escuela desde su apertura en 2006.  Y, con los cambios climáticos que tienen lugar, el suministro es insuficiente, incluso durante la temporada de lluvias.  El suministro de agua pública no llega a Santa María. Los aldeanos y los viajeros también toman el agua de la llave cerca de la carretera.  El sistema construido en el año 2006 había sido dañado por el ganado itinerante en la zona.  Excrementos de animales también había contaminado el agua.             

La situación se hizo aún más problemática en la primavera de 2012.  El suministro de agua en el grifo de la carretera se redujo a una pequeña corriente de agua sucia. Fue necesario que los estudiantes y el personal llevaran baldes al grifo, llenarlos, y luego llevarlos a los dormitorios o viviendas.  El agua, aunque no potable, sin embargo se utiliza para cocinar y lavar.  El tiempo que debería haberse usado en estudiar o participar en las actividades deportivas se uso en el transporte de agua para lavar la ropa.

Las Hermanas de la Santa Unión recibieron una subvención de €18,484 ($25,500) de Misean Cara, una fundación con sede en Dublín. Las nuevas zonas de captación, sistema de tuberías, dispositivos de seguridad, y tanques de almacenamiento fueron adquiridas o construidas con este financiamiento.  El sistema de tratamiento de agua fue rehabilitado, hacienda que el agua sea apta para el consumo cuando se filtra.  Los estudiantes aportaron €2,171 ($3000) valor de la mano de obra mediante la limpieza de las zonas de captación, llevando piedras, y la plantación de árboles.  La Escuela de Santa María donó €4,789 ($6,600) para el proyecto.

El sistema de agua estaba listo para su uso en agosto 2013.  Los grifos ubicados cerca de los dormitorios, la
vivienda del personal, y los bloques de aulas que estaban secas en el 2012, tienen ahora  fuerte chorro de agua.  En general la salud de los estudiantes y el personal ha mejorado,  El tiempo ya no se gasta en el transporte de agua a las casas del personal y los dormitorios de los estudiantes. 

El grifo de la carretera también está disponible a los pobladores que necesitan el agua y para los viajeros en la carretera de circunvalación de Bamenda.


Nancy Stiles
SUSC/Autora de la Subvención de la Santa Unión

Copyright (c) 2020 SUSC International All Rights Reserved.